martes, 15 de enero 2019

Un volumen doble reúne la obra periodística escogida de Carmen de Burgos

La Consejería de Cultura, en colaboración con el Centro de Estudios Andaluces, la Fundación José Manuel Lara y el Ayuntamiento de Níjar, publica una ambiciosa antología con las colaboraciones en prensa de Colombine, en una edición a cargo de Concepción Núñez Rey

Bajo el título de "Carmen de Burgos, Colombine, periodista universal. Antología de textos periodísticos", este proyecto editorial reúne los mejores textos periodísticos, comentados y seleccionados por la investigadora Concepción Núñez Rey, máxima autoridad en los textos de  la escritora y pionera del periodismo.

La publicación, impulsada por el Centro Andaluz de las Letras de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía, en colaboración con la Fundación José Manuel Lara, el Ayuntamiento de Níjar y el Centro de Estudios Andaluces, recoge en dos volúmenes más de 350 artículos de prensa de la almeriense Carmen de Burgos. Para seleccionarlos, Concepción Núñez ha localizado cerca de diez mil artículos, junto a entrevistas, semblanzas y referencias diversas, de los que han sido revisados para la presente obra alrededor de seis mil: “De ellos, se ha realizado una primera selección de artículos considerados imprescindibles que se acercaba a los setecientos. Por razón de los límites establecidos para la presente edición aún ha sido preciso reducir casi a la mitad la selección”, señala la investigadora.  

 A lo largo de tres décadas, desde que en 1901 se estableció en Madrid procedente de su Almería natal, Carmen de Burgos creó una inmensa obra, literaria, erudita y periodística, por cuya dimensión puede ser considerada una auténtica polígrafa, título que entre las escritoras únicamente compartió con su antecesora Emilia Pardo Bazán. El gran documento que legó fue construido con una lenta y tenaz labor, hecha de estudio y de un incesante viajar, que la llevó por los países de Europa y América. Acumuló por ello una inmensa cultura y una inusual experiencia del mundo.

Sus orígenes determinaron aspectos destacados de su carácter. Su formación inicial en el último tercio del siglo XIX rompía con muchas convenciones de la época en torno a la educación de la mujer. Necesariamente hubo de ser autodidacta, alimentándose con las lecturas de autores románticos e ilustrados, que dieron forma a su visión analítica del mundo y a su defensa apasionada de la verdad, la justicia y la libertad. 

Decisivo fue otro factor en la formación de su carácter excepcional: la proximidad a la naturaleza y a las humildes gentes campesinas del valle de Rodalquilar, en el corazón del Cabo de Gata, en cuyo cortijo familiar transcurrieron largos periodos de su infancia y adolescencia. En aquel espacio de libertad alimentó su rebeldía contra toda forma de opresión, su valentía frente a toda adversidad y su piedad ante el dolor humano.

Conoció más tarde el hondo sufrimiento en que la sumió su fracasado matrimonio y la pérdida de tres de sus cuatro hijos. Tenaz e inquebrantable, logró reconstruir su vida obteniendo un título de la Normal Superior de Maestras de Granada y, poco después, una plaza de profesora por oposición con la que aseguraba su independencia económica, al tiempo que le permitía trasladarse a Madrid, donde dio curso a una prolífica carrera literaria y periodística. 

La obra literaria de Carmen de Burgos se expresó en prosa, salvo un primer libro en que reunió un conjunto de coplas de sabor popular. Cultivó los diversos géneros, incluso hay noticia en la prensa de alguna pieza teatral, aunque no se conservan los textos. Ella misma resumió con imprecisión en una entrevista el volumen de libros producidos: “Tantos, que no puedo enumerarlos sin que esto pareciera un catálogo de librería: 120 novelas cortas; 14 novelas grandes; libros de crítica, como Fígaro y Leopardi; estudios, ensayos, libros de viajes. Toda una vida deshojada en miles de cuartillas”. Producción a la que hay que sumar sus colaboraciones diarias en prensa. 

Carmen de Burgos fue la primera periodista profesional de nuestra historia: redactora de Diario Universal (1-1-1903). Poco después, corresponsal en Francia e Italia de Heraldo de Madrid y del naciente ABC (octubre 1905-verano 1906). En el verano de 1909, en Marruecos, se convirtió en corresponsal de guerra; más tarde nos ofreció un extenso documento de la Primera Guerra Mundial. A juicio de esta investigadora, Colombine supone una de las cumbres de la regeneración española. Tras la muerte de Pardo Bazán en 1921, Carmen de Burgos se había convertido en la decana de las letras españolas, lo que se refleja en su papel institucional, y en el valor simbólico de su figura antes de su inesperada muerte en 1932. A pesar de haber muerto varios años antes, la dictadura franquista prohibió expresamente la reedición de su obra: “Desde sus columnas –afirma Concepción Núñez a propósito de su columna diaria “Lectura para la mujer”--, fue pionera del feminismo español defendiendo diversas causas a través de campañas en favor del divorcio, del voto, de la educación de la mujer y de su integración en la vida laboral”.

Y es que, entre todos los diversos temas que trató en sus crónicas y columnas periodísticas –educación, religión, avances científicos, política- destaca su empeño en influir en la creación de una mujer moderna, consciente de sí misma y dueña de su destino, que debía conseguir por medio del trabajo su independencia económica y su libertad personal. Desde su punto de vista, “las columnas de Carmen de Burgos divulgaban la situación legal de la mujer, su discriminación en el Código civil, en que era tratada como un ser menor bajo la tutela del padre o del marido”. 


Fundación Pública Andaluza Centro de Estudios AndalucesC/Bailén, 50. 41001.Sevilla Tlf:955 055 210 - Fax:955 055 211