jueves, 18 de octubre 2012

Expertos analistas discuten en Málaga las causas de la crisis a nivel económico, social y político y defienden soluciones alternativas

Emilio Ontiveros, Joaquín Estefanía y Andrés Ortega Klein, entre otros, se reúnen en un encuentro organizado por el Centro de Estudios Andaluces, en colaboración con la UMA, para hablar sobre la crisis y sus efectos en Andalucía y España.

Repensar la crisis desde Andalucía

Siete expertos de distintas disciplinas analizaron durante la jornada de ayer en Málaga el origen, las causas y las posibles soluciones a la crisis en el marco de la Jornada “Repensar la crisis desde Andalucía”, organizada por Centro de Estudios Andaluces, con la colaboración de las facultades de Derecho y Económicas de la UMA. Un foro de reflexión dedicado a la crisis y sus efectos sobre la economía, la sociedad y la política en Andalucía y en España desde la óptica múltiple e interdisciplinar de científicos sociales, planteado en base a un doble objetivo: explorar las dimensiones y el diagnóstico certero de la crisis y establecer alternativas a la misma y nuevos caminos de futuro. 

La jornada se estructuró en torno a tres mesas redondas con la participación de economistas, la primera, sociólogos, la segunda, y politólogos, la tercera. Entre ellos, el presidente de Analistas Financieros Internacionales y catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid, Emilio Ontiveros; el catedrático de la Universidad de Sevilla, Juan Torres López; el periodista, economista y director de la Escuela de Periodismo de la Universidad Autónoma de Madrid, Joaquín Estefanía; el catedrático de la Universidad Complutense, Enrique Gil Calvo; el catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid, Luis Enrique Alonso; el ensayista, columnista y editorialista de El País, Andrés Ortega Klein; y el catedrático de la Universidad Complutense de Madrid, Joaquín Abellán.

“Repensar la crisis desde Andalucía”

Durante la presentación del encuentro, la directora del Centro de Estudios Andaluces, Carmen Mejías – acompañada por el decano de la Facultad de Derecho de la UMA, Juan José Hinojosa Torralvo, y el vicedecano de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales, Rafael Ventura –  explicó que “la crisis se erige en la actualidad como una materia de alto interés, prioritaria en el debate público, y debe ser necesariamente abordada desde una perspectiva plural e interdisciplinar”. En este sentido, argumentó que hablamos de “repensar la crisis” porque “hemos de abordarla no sólo desde la perspectiva económica, que viene siendo la habitual, la que copa día a día los titulares de prensa”, sino que también se ha de tratar el calado del fenómeno “en clave sociológica y política, porque son tres ámbitos que indudablemente están ligados entre sí”.

Según la directora del Centro de Estudios Andaluces, “proponemos una propuesta de debate sobre la crisis liderada desde Andalucía, pero no con la intención de focalizar el discurso en el ámbito local, sino al contrario, desde la perspectiva de los efectos transversales que esta crisis ha provocado en el mundo globalizado en el que vivimos”. “Lo que pretendemos es tomar la iniciativa y ofrecer diagnósticos y alternativas que sean de común estudio y aplicación no sólo para Andalucía, sino también para el país en general”, sentenció.

El decano de la Facultad de Derecho se felicitó por poder poner en marcha este foro y quiso compartir “dos ideas” de su percepción personal, esperando dar respuestas a dos inquietudes como persona y como jurista”. La primera hace referencia a la responsabilidad en la génesis de la crisis. “¿Somos responsables de la crisis como nos tratan de hacer creer con la repetición de eslóganes del tipo de vivir por encima de nuestras posibilidades? ¿Es lícito convertir a los sacrificados en responsables de su propio sacrificio?”. La segunda idea que lanzó el profesor Hinojosa tiene un marcado tinte jurídico. “¿Por qué no se está actuando judicialmente contra los responsables de la crisis?”.

Por su parte, el vicedecano de la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales, Rafael Ventura, destacó la complejidad y la multitud de facetas, incluida la actividad universitaria, que se ven afectadas por la crisis.

Visión económica, sociológica y política

En la primera mesa redonda de la jornada, tres economistas de prestigio, Emilio Ontiveros, Juan Torres y Joaquín Estefanía realizaron un análisis exhaustivo de la situación actual, explicaron las causas que generaron la primera crisis financiero-inmobiliaria en Estados Unidos y cómo se extendió a Europa y, finalmente, cómo alcanzó de lleno a nuestro país. Igualmente analizaron las medidas dictadas por Bruselas y puestas en práctica por el último gobierno de Zapatero y el primero de Rajoy que no han dado los frutos que se esperaban. Finalmente, solicitaron un cambio urgente del enfoque del problema para impulsar medidas que traten de potenciar la demanda interna y la reactivación económica que no se logra con las medidas de austeridad que se están implantando.

Emilio Ontiveros realizó un análisis esquemático de la génesis de la crisis, de su evolución, del contagio a la economía española y de las medidas adoptadas hasta el momento. “Ninguno de los países que ha llevado el camino de la austeridad que marca Europa – explicó Ontiveros – ha mejorado su diagnóstico, si no todo lo contrario”.  El profesor de la Autónoma terminó su intervención mostrándose muy pesimista sobre la salida de la crisis si se siguen aplicando políticas de austeridad y de recorte. “Después de la reforma y del severo coste que ha supuesto la reordenación del sistema bancario ¿se va a poder regular el flujo de crédito a empresas y familias? Desde mi punto de vista, la respuesta a esta pregunta es No, al menos a corto plazo, porque no hay sistema bancario en el mundo que se pueda mantener y pueda funcionar con normalidad en un país en recesión y con un 25% de paro”.

juan Torres planteó su intervención como un decálogo de ideas para mover a la reflexión. En primer lugar, señaló que la crisis actual es la última de una serie de unas 130 crisis o situaciones de estrés que se han generado a partir de 1970, mientras que entre 1945 y 1970 no se produjeron situaciones similares. Hay que analizar los cambios legislativos que se producen en la década de los 70 para que ocurriera este cambio de tendencia y que hacen referencia a medidas desreguladoras que permitieron la puesta en circulación productos financieros muy arriesgados.

También señaló la ampliación de las desigualdades como el germen de la crisis actual ya que fue el excedente de capital de las capas favorecidas y su utilización como combustible especulativo y recordó que la deuda es el núcleo del negocio del sector bancario y que fueron los bancos los que gestionaron mal su negocio, asumiendo unas cantidades de deuda privada descomunales. Ahora la deuda soberana de nuestro país (la segunda más baja de Europa tras Luxemburgo) al comienzo de la crisis se ha disparado porque el Estado ha asumido convertir la deuda privada en deuda pública. Una decisión muy discutible y que ahora lastra las posibilidades de que el Estado actúe como dinamizador de la economía.

El profesor Torres se negó a aceptar que la crisis sea una fatalidad inevitable y que no haya alternativas a las propuestas del Gobierno. “La situación actual – explicó – es el resultado de lo que han hecho y de lo que han dejado de hacer los gobiernos, pero hay otras opciones”. Entre las medidas alternativas planteadas por Juan Torres podemos destacar la disminución temporal de hipotecas y alquileres para liberar recursos económicos y activar la demanda; firmar por parte del Estado contratos de trabajo anticipados o generar una bolsa de depósitos al margen de los bancos para activar el crédito entre las familias y las empresas. Para finalizar su intervención utilizó una cita de un economista, el ex ministro de UCD Enrique Fuentes Quintana,  quien en su toma de posesión afirmó “los problemas económicos no tienen una solución técnica si no política”.

La última intervención de la primera mesa redonda la protagonizó Joaquín Estefanía quien centró su intervención en las consecuencias que está teniendo la crisis y su gestión en el mismo sistema democrático. “Creo que esta crisis, al margen de la capacidad de empobrecimiento de amplias capas de la población, puede tener consecuencias telúricas sobre el sistema democrático”. “Hasta el momento – concluyó Estefanía – teníamos claro y asumido que la economía estaba supeditada al pensamiento político, pero ahora no está tan claro eso y muchos ciudadanos tienen la percepción de que es la práctica económica la que se impone a la política llevándose por delante toda la base del sistema democrático”. Los eslóganes de los últimos movimientos sociales son un claro indicativo de la manera en la que los ciudadanos perciben esa pérdida de valores democráticos, esa supeditación de las decisiones políticas a los intereses económicos de las clases  poderosas”.

La segunda sesión, celebrada a última hora de la mañana, abordó la crisis desde un punto de vista sociológico con las aportaciones de Enrique Gil Calvo y Luis Enrique Alonso. Por la tarde el enfoque fue más político con la participación de Andrés Ortega Klein y Joaquín Abellán, moderados por Ángel Valencia, Catedrático de Ciencia Política y de la Administración de la Universidad de Málaga, e investigador principal del Centro de Estudios Andaluces.

 

Fundación Pública Andaluza Centro de Estudios AndalucesC/Bailén, 50. 41001.Sevilla Tlf:955 055 210 - Fax:955 055 211